martes, 3 de julio de 2012

Deva. A todo gochin....

Muy buenas:

Andaba yo pensando cosas para hacer un post y escuchando un día la radio me encontré con un programa dedicado a la matanza del cerdo y me dije, voy a escribir sobre la matanza del cerdo. Y allá voy....

Todo empezaba con la compra del animal, en general, se adquiria de pequeño en alguna de las ferias que se celebraban, durante el verano porque debía de ser engordado para sacrificarlo durante los primeros meses del año siguiente. Aunque también se podían comprar ya criados y casi para matar a alguien de "confianza", normalmente un criador de gorrinos. En Deva, y si no estoy equivocado, era El Lecherin quien criaba gochos para vender.

Cerdo
Si es que del cerdo hasta los andares

Normalmente se criaba un cerdo por casa aunque en otras, de más categoría, según se decia, se criaban dos o incluso tres, ahora mismo me estoy acordando de Casa Rafaela donde se mataban dos marranos.Cuando ya se tenía el cerdo en casa se metia en la cubil del gochu o corripa donde se le iba a criar, pero no siempre era así, había casas en el que sacaba al prado para que estuviese libre, que yo recuerde se hacia así en alguna casa de La Olla, concretamente en el barrio de Castañera. Como alimento se le echaba la fregadura que no era si no que los restos de la comida mezclados con el agua de fregar los platos.

Cubil
La cubil en muchas ocasiones estaba en la cuadra

Después de pasados de entre siete y diez meses llegaba el tiempo de matar al cerdo, se puede considerar casi un ritual, todo el proceso venía a durar dos o tres días y particiban vecinos, parientes, toda la gente de la casa. Mientras se ponía agua a hervir el cerdo era colocado en una duerna y sujetado por cuatro hombres, uno por cada pata, un quinto le asestaba, con un cuchillo de grandes dimensiones (coron), una estocada en el corazón, tenía que ser alguien experimentado, el cerdo debía morir lo antes posible. Al darle la cuchillada la sangre se recogia en un bol mezclada con sangre, después se aprovecharia para las morcillas.

Matanza
Había que revolver la sangre para que no cuajase

Cuando el gorrino ya estaba muerto se colgaba para abrirle y recoger la poca sangre que podía caer, había casas donde se tenía una estructura y otras se le suspendia a una escalera. Con agua caliente se le lavaba bien ya que las tripas serian utilizadas para los chorizos y las morcillas.



Utiles para la matanza, la duerna, la picadora, la fuente para la carne

Durante los días de matanza se comia el adobo del cerdo y sopa hecha con el hígado del marrano. Los embutidos se curaban con humo en el caso de las morcillas y los chorizos se secaban en la cocina, colgados en varas suspendidas de ganchos en el techo. La carne y el tocino se salaba y se conservaba en salazón, tenía que dar para todo el año.

Chorizos
Que ricos los chorizos de casa. Cuantos recuerdos de aquellos chorizos de Deva

La carne del gorrino era analizada, la gente de Deva la llevaba a analizar a Gijón. Si tenía triquinosis o cualquier otra enfermedad que obligaba a tirar la carne era una tragedia ya que se acababa con la idea de tener carne para todo el año.

Y hasta aqui llega la matanza del gochu. Espero que hayais disfrutado la entrada.

Y ya sabeis si pensais que teneis cosas para aportar o que se hable de alguna otra cosa, escribid a lafuente.deva@gmail.com

Porque Deva tiene mucho para contar.


Bibliografia:

Datos extraidos de Nomes d'Asturies, programa de RTPA.
Fotos extraidas de http://www.efeverde.com, http://www.fotocommunity.es, http://www.villadeacebedo.com, http://ocioaventura.wordpress.com, http://cocinademiabuelo.blogspot.com.es

1 comentario:

Alba Lafuente dijo...

Me parece que realizas una labor inestimable, contando lo que sabes sobre tu pueblo, y estas escenas tan cotidianas que se estan perdiendo, ánimo y sigue así, para darte aliento, tengo una sorpresa en mi blog para ti

http://alba-hogar.blogspot.com.es/2012/07/premio-versatile-blogger.html

Publicar un comentario

Muchas gracias por cada uno de vuestros comentarios.
Porque Deva tiene mucho para contar.